Dolores A. Fernández podría estar encubriendo a Wendilissa Pérez Díaz de la OPREE de Puerto Rico desde el pleno de la JCE

0
328

San Juan, Puerto Rico: El descalabro moral e institucional de la Junta Central Electoral (JCE), tanto en la República Dominica como en el exterior, cuyo deterioro se ha potencializado ante la casi ya legítima sospecha de que el nuevo pleno de ese órgano electoral estaría encubriendo a los funcionarios que están implicados en el escándalo de desfalco a los fondos asignados para cubrir los gastos de las pasadas elecciones del 5 de julio, 2020.

Una fuente de entero crédito, que pidió el anonimato, para evitar represalias dentro de la JCE, denunció ante el periódico El Faro Latino que la razón por la que la encargada de la OPREE de Puerto Rico, Wendilissa Pérez Díaz, ni siquiera fue mencionada en el informe que elaboró  el nuevo pleno de la JCE sobre las denuncias hechas por este periódico de un posible desfalco económico a los fondos de las elecciones, pudo haber sido porque la funcionaria de la oficina de Puerto Rico esté siendo protegida, por la misma Dolores Altagracia Fernández, miembro titular del pleno.

Según la fuente, Wendilissa Pérez Díaz es hija del esposo de la miembro titular del pleno de la JCE, Dolores Altagracia Fernández. Este cercano vínculo familiar sería otro acto ilegítimo de nepotismo, flagelo y práctica ya verificado en la nueva administración de la JCE, donde el mismo presidente del organismo, Román Jáquez Liranzo, nombró a su sobrino, Ariel Andrés Liranzo Liz como director de Recursos Humanos de Santo Domingo Oeste con un sueldo de RD$275 mil pesos.

El periódico El Faro Latino vinculó a la Licda. Wendilissa Pérez Díaz, encargada de la OPREE de Puerto Rico, a una investigación que persigue la ruta del dinero que la JCE otorgó a esa oficina para cubrir los gastos en la isla de las pasadas elecciones presidenciales de República Dominicana.

De acuerdo con una  auditoría  forense independiente llevada a cabo por la firma de auditores independientes, DISLA DOÑE Y ASOCIADOS que el periódico El Faro Latino ordenó a los documentos que la Junta Central Electoral (JCE) entregó a este periódico bajo el rigor de la ley de Libre Acceso a la Información Pública, se determinó que  no hay datos  que comprueben cómo se consumieron  o pagaron US$97, 401.77 que corresponden al 60% del presupuesto total, que fue de US$162,336.29 que  según la propia JCE,  transfirió a la Licda. Wendilissa Pérez Díaz, quien tiene la  responsabilidad de someterse al proceso de liquidación de fondos y rendición de cuentas, como encargada de la OPREE de Puerto Rico. (Ver listado de excedentes):

Listado de excedentes por cada OPREE

A esto se le suma el agravante de que esta documentación establece que la OPREE de Puerto Rico y la Licda. Wendilissa Pérez Díaz reportaron un excedente de US$97,474.69 que, a la fecha del cierre de este artículo, todavía la JCE no nos ha podido aportar las evidencias del retorno a una cuenta de esa institución de ese excedente. Es una suma muy cercana a la que Pérez Díaz reportó que no utilizó, pero falta la comprobación del retorno e ingreso, que corresponde al 60% de la OPREE de Puerto Rico. (Ver recibo de notificación de transferencia):

Recibo de notificación de la transferencia que recibió Pérez Díaz.

A pesar de todo lo descrito más arriba, la Licda. Wendilissa Pérez Díaz, ni por asomo fue mencionada en el adefesio de informe que rindió la JCE, mediante el que desvinculó a algunos funcionarios del personal de la institución que estuvo envuelto en el desfalco, lo que está siendo visto como un encubrimiento desde arriba, teoría que cobra fuerza con esta denuncia de que está familiarmente vinculada a la miembro titular del pleno, Dolores Altagracia Fernández, lo que significa que la iglesia está en manos de Lutero y esa JCE al parecer sigue muy comprometida con los actos deleznables del pasado pleno, que casi lleva al país al borde del despeñadero social y político. Exigimos una clara explicación a la miembro titular, Dolores Altagracia Fernández, por lo que estaremos llamándola, aunque sabemos que no hablará con la redacción del periódico El Faro Latino.

Deje un comentario