El abuso de los consulados dominicanos frente a la diáspora/ 1 de 5

“El gobierno de Luis Abinader ha fracasado en dos ejes fundamentales de la política exterior del país: En el acercamiento con EE. UU, limpiar y organizar de forma profesional los consulados dominicanos”.
0
427

Nueva York:  Desde hace muchos años,  los integrantes de la diáspora dominicana estamos sufriendo las envestidas y consecuencias de la politiquería manifiesta en el Ministerio de Relaciones Exteriores Dominicano.  No importa donde nos encontremos, en Estados Unidos, la Union Europea, Latinoamérica o cualquier otra parte del mundo, donde una enorme reserva de dominicanos, la mayoría exilados económicos de un sistema político inoperante y clientelar que nos han impuesto en nuestra amada República Dominicana, en donde quiera,  nos encontramos afectados por la inoperancia de las representaciones diplomáticas y consulares de nuestro país.

“El gobierno de Luis Abinader ha fracasado en dos ejes fundamentales de la política exterior del país: En el acercamiento con EE. UU, limpiar y organizar de forma profesional los consulados dominicanos”.

El concepto de que el CONSUL NO SEA POLITICO, ni represente a un PARTIDO POLITICO, ha de ser “sine qua non”. Para que el servicio consular funcione correctamente, tiene que estar separado de la politiquería. En la práctica, el servicio consular dominicano, es un organismo del partido en el poder. Por vía de consecuencias, los nombramientos en el servicio exterior dominicano se realizan bajo el criterio de pagar deudas políticas o en el peor los casos, inversiones que se hicieron en una determinada campaña.

Al llegar el PRM y Luis Abinader al poder, se vendió la idea de que las prioridades en el servicio exterior eran acercarse a Estados Unidos, donde vivimos más de dos millones de dominicanos, que enviamos más de US$800, 200 millones de dólares al año, representando más del 10% del Producto Interno Bruto (PIB). De acuerdo con lo que este redactor puede percibir, el gobierno ha fracasado en este aspecto y esto se puede explicar, preguntándonos porqué el gobierno del nuevo presidente, Joe Biden no ha nombrado un embajador todavía en RD. Nunca las relaciones con EE. UU han estado más bajas y frías.

Por último, la otra misión inicial de este gobierno fue limpiar la nómina contaminada del servicio exterior dominicano y con ello, empezar a profesionalizar los consulados y mejorar los servicios a los dominicanos, meta en la que evidentemente también ha fracasado el gobierno.

Como cada cónsul que llega a un país o estado, viene predeterminado a “buscarse lo suyo”, porque si no lo hace, no va a recuperar su inversión en la campaña o larga militancia política en el partido de turno…por eso hoy pagamos los pasaportes más caros del mundo y pésimos servicios consulares, por ese clientelismo vergonzoso. Por eso y solo por eso, los dominicanos tenemos que esperar hasta 90 y 120 días para que nos entreguen un pasaporte que se nos venció,  después de humillarnos en las oficinas de los consulados, de lo contrario, ahí está el otro negocito de los cónsules: las cartas de rutas,  que antes se les daba gratis a los infortunados que por alguna razón eran deportados, un papel que ahora  también debemos comprar para poder retornar a nuestro país, después de haber pasado por todo tipo de humillación en los “servicio al cliente” de esos consulados.

Continúa… en el próximo artículo detallaremos las ganancias casi increíbles y millonarias de los cónsules y las humillaciones que pasamos los dominicanos que buscamos de esos servicios. En el exterior.

Deje un comentario