fbpx

VIDEOS FUERTES: Fiona causa estragos en Islas Vírgenes, Puerto Rico y se encamina a RD

0
296

El huracán Fiona tocó tierra el domingo en la costa suroeste de Puerto Rico, provocando deslizamientos de tierra, cortes de energía y la destrucción del asfalto de las carreteras.

Los meteorólogos advirtieron sobre totales de lluvia “récord” y grandes inundaciones por la tormenta, y el este y el sur de Puerto Rico podrían recibir hasta 30 pulgadas (76 cm) de lluvia.

El gobernador Pedro Pierluisi se refirió a los daños como “catastróficos”.

El alcalde de la ciudad norteña de Caguas, donde se reportó al menos un deslizamiento de tierra significativo, con agua corriendo por una gran losa de asfalto destrozado y hacia un barranco, William Miranda Torres, dijo: “Animo a la gente a quedarse en sus hogares”. Un puente supuestamente construido por la Guardia Nacional después de que el huracán María azotara la ciudad montañosa central de Utuado en 2017 también fue destruido por la tormenta, según la policía.

 

Según el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU., Fiona estaba situada a 15 kilómetros (10 millas) al oeste de Mayagüez y tenía vientos máximos sostenidos de 140 kph (85 mph). Viajaba a 9 mph en el noroeste (15 kph).

Hugo, un huracán de categoría 3 que azotó a Puerto Rico hace 33 años, cumplió su aniversario cuando golpeó Fiona.
Las nubes de la tormenta envolvieron toda la isla y las ráfagas del centro de Fiona se podían sentir hasta 140 millas (220 kilómetros) de distancia.

A medida que el ojo de la tormenta se acercaba a la parte suroeste de la isla, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, emitió un estado de emergencia en el territorio estadounidense.

La empresa de transmisión y distribución de energía Luma informó que el clima extremo, incluidas ráfagas de 80 mph, había roto las líneas de transmisión y causado “un apagón en toda la isla”. La declaración agregó que podría llevar muchos días restaurar completamente la electricidad y advirtió que las condiciones climáticas actuales eran extremadamente peligrosas y estaban impidiendo su capacidad para evaluar todo el problema.

Los centros de salud dependían de generadores, algunos de los cuales se habían averiado. En el Centro Integral de Cáncer, el personal está tratando de reparar los generadores lo antes posible, según el secretario de Salud, Carlos Mellado.

Fiona tocó tierra apenas dos días antes del devastador aniversario de la tormenta de categoría 4 del huracán María el 20 de septiembre de 2017, que destruyó la red eléctrica de la isla y dejó más de 3000 muertos. Todavía falta infraestructura, y más de 3.000 hogares todavía solo tienen una lona azul que cubre sus techos.

“Creo que todos los puertorriqueños que experimentamos a María tenemos ese estrés postraumático de ‘¿qué va a pasar, cuánto va a durar y qué necesidades podemos enfrentar?'”, dijo Danny Hernández, quien trabaja en el capital de la nación, pero tenía la intención de capear la tormenta con sus padres y familia en la ciudad occidental de Mayagüez.
Describió el estado de ánimo como deprimente mientras él y otros se llenaban antes de que llegara la tormenta. Todos sentimos algún grado de escasez después de María, comentó. Se predijo que las ciudades y pueblos de la costa sur de Puerto Rico que aún no se han recuperado por completo de una serie de poderosos terremotos que comenzaron a fines de 2019 serían devastados por la tormenta.

Como resultado de árboles y deslizamientos de tierra menores que bloquearon el acceso, las autoridades informaron de muchos cierres de carreteras en toda la isla.
Para la noche del sábado, más de 780 personas y 80 animales se habían refugiado en la isla, la mayoría en la costa sur.
El huracán María destruyó la red eléctrica de Puerto Rico, que aún es frágil y recién comenzó a reconstruirse. Se producen interrupciones diarias.

 

Tomás Rivera, copropietario de un hotel en El Combate, un pueblo en el suroeste, dijo que estaba listo pero preocupado por la “enorme” cantidad de lluvia que esperaba. Notó el inquietante silencio en una reserva de vida silvestre vecina.

Hay miles de pájaros aquí, pero ninguno de ellos es visible, afirmó. Hasta los pájaros se están preparando porque se han dado cuenta de lo que viene.

Dada la mala respuesta del gobierno al huracán María, Rivera dijo que su personal llevó a familiares postrados en cama al hotel donde se había abastecido de diésel, gasolina, alimentos, agua y hielo.

Lo mínimo posible, remarcó, “nos hemos entrenado para depender del gobierno central”.

Ana Córdova, de 70 años, quien llegó el sábado a un albergue en el pueblo de Loiza, en la costa norte, después de comprar toneladas de comida y agua, siente lo mismo.

Ella dijo, refiriéndose al gobierno: “No confío en ellos”. “Después de lo que sucedió después del huracán María, perdí la confianza”.

A medida que se acercaba la sexta tormenta con nombre de la temporada de huracanes en el Atlántico, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, pidió que se activara la Guardia Nacional.

La lluvia, según el meteorólogo Ernesto Morales del Servicio Meteorológico Nacional en San Juan, “es lo que más me molesta”.

Deje un comentario

Translate »