Exhortan al presidente Luis Abinader dejar que la Dirección de ética actúe, o se quedará sin amigos

"Ante estas realidades, lo mejor es ser cauto y prudente antes de emitir declaraciones públicas, porque el día que llegue la hora de usted jugársela por uno de sus compañeros tendrá su palabra muy comprometida y su imagen se verá muy afectada y reducida".
0
90

Santo Domingo, RD: El comunicador y conductor del programa informativo AM, Valentín Pérez, exhortó al presidente Luis Abinader, dejar que sea la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental quien lleve la voz cantante y dé el debido seguimiento a los ministros y directores ante denuncias o sospechas de hechos dudosos o fraudulentos que van contra los intereses del pueblo dominicano, o de lo contrario se quedará sin amigos.

Pérez se refirió en esos términos, debido a que se ha convertido en una costumbre del presidente de la República pronunciar frases como: «El que la hace la pagará, quien no esté preparado para estar en el Estado que renuncie, quien no respeta los códigos de éticas que se vaya, entre otras».

El comunicador dijo que da la impresión, de que Luis Abinader, está dispuesto a desconocer la trayectoria, valía, e integridad de sus correligionarios ante denuncias de cualquier persona que coja un micrófono en la mano e inicie una campaña difamatoria aún y no sea verdad.

Insistió en que si alguien por capricho, mañana   inicia una campaña difamatoria contra hombres de la valía de Roberto Furcal, Chú Vásquez, Deligne Ascensión, la misma Milagros Ortiz Bosch, Luís Abinader se quedará de brazos cruzados, conociendo él, el linaje y estirpe de estas personas desde hace más de 30 años sencillamente por complacer la población y no   le tilden de proteger sus correligionarios, y amigos de batalla.

Dijo que eso crea un mal precedente, y con eso no estamos diciendo que se haga cómplice de cosas malas, pero usted vender una imagen de que «NO TIENE QUE VER CON NADIE» es peligroso y delicado, porque le proyecta como una persona no confiable, que, con tal de mantener su prestigio social, es capaz de sacrificar cualquier compañero, aunque usted le conozca de toda la vida.

«Ante estas realidades, lo mejor es ser cauto y prudente antes de emitir declaraciones públicas, porque el día que llegue la hora de usted jugársela por uno de sus compañeros tendrá su palabra muy comprometida y su imagen se verá muy afectada y reducida “, aseguró Pérez.

Deje un comentario