fbpx

Nunca tocar la inocencia

"En el mundo de la maldad aprendemos que, en medio del caos y la confusión, del bacanal lujurioso de la perdición; la “Madan” es la única que cobra por no acostarse con nadie y eso enseña que la paciencia mejora la calidad de tus resultados".
0
193

La Inocencia es la frontera infranqueable entre la cordura y la insensatez, es lo que ayuda a definir cuándo debe destruir o proteger una frágil copa antes de soltarla en el piso o ponerla sobre la mesa firme sin importar lo que te convengas o no. Es responsabilidad del adulto tener el arrojo para evitar y prevenir el dolor físico y sentimental para que la inocencia prosiga adelante.

La inocencia es mucho más fuerte que el engaño que precede a la caída espiritual que fue capaz de vencer la verdad y claudicar ante el triunfo del mal que permitió que la burla de Cristo sea la careta de la incapacidad y la impotencia.

El irrespeto a la inocencia viene de la necesidad del amor y el odio, que es la incapacidad de los adultos que se aferraron a estos dos sentimientos por su desconocimiento de la inexistencia de la muerte espiritual. Porque si supieran que esta es solo un estado cuántico y dimensional de la materia, supieran que cuando no hay muerte, no se necesita ni el amor ni el odio. Porque en este mundo de fugitivos, el que transita el justo camino, parece huir.

Luchar en favor de la inocencia nos enseña que no hay que luchar contra el miedo, sino con él. Nos dice que no hay que luchar contra la corriente, sino con ella. Porque el sonido de la inocencia es similar a la ausencia del caos.

En el mundo de la maldad aprendemos que, en medio del caos y la confusión, del bacanal lujurioso de la perdición; la “Madan” es la única que cobra por no acostarse con nadie y eso enseña que la paciencia mejora la calidad de tus resultados.

La suerte acompaña a los perdedores, no a los ganadores y los victoriosos están del lado de los ganadores, porque hasta la sierva del campo abandona sus críos cuando se termina el pasto. Porque aquellos que ignoran la disciplina, caerán en la pobre ignominia; pero aquellos de buen corazón que aceptan las reprensiones, serán elevados en gracia, según los proverbios.

La arrogancia es la debilidad de los que niegan a Dios, aunque le confiesen fe; así que, quien toque a los inocentes; ¡que cuide a sus adultos, porque cuando espere lo mejor, debería prepararse para lo peor.

Deje un comentario

Translate »