fbpx

Los cánticos de ‘¡Libertad!’ en los mítines de la oposición venezolana antes de las elecciones muestran la profundidad de las necesidades y el miedo

0
111

BARINAS, Venezuela (AP) — El lema es conciso, pero no podría ser más significativo para millones de venezolanos en 2024: “¡Libertad!”

Los miembros de la oposición política del país lo gritan con lágrimas en los ojos, con caras rojas de enojo o con esperanzadas sonrisas de oreja a oreja. Lo gritan con banderas de Venezuela en la mano o sosteniendo a sus hijos. Lo gritan luciendo una camiseta de fútbol o una camiseta de un partido político.

Los llamados a la “libertad” han sido un elemento básico de los acontecimientos de la oposición antes de las muy esperadas elecciones presidenciales del 28 de julio. Con el inicio oficial de las campañas esta semana, fueron ensordecedoras durante una manifestación masiva el sábado en el estado de Barinas, en el oeste de Venezuela, el estado natal del fallecido presidente Hugo Chávez.

Estudiantes, empleados estatales, jubilados, trabajadores agrícolas y empresarios se encontraban entre los miles de personas reunidas en apoyo de Edmundo González Urrutia, el único candidato con posibilidades reales de poner fin a la búsqueda del presidente Nicolás Maduro de un tercer mandato. Sus cánticos, en conjunto, representan la anhelada libertad del régimen de 25 años de gobiernos autodenominados socialistas. Individualmente, la gente busca libertades de amplio alcance, incluida la libertad de publicar críticas al gobierno en las redes sociales sin temer repercusiones.

“Quiero libertad económica, libertad de poder adquisitivo, libertad de un salario digno”, dijo Virginia Linares, de 41 años, con ojos llorosos. “Nos sentimos encerrados, sentimos que nos están quitando algo porque un salario que no es digno es un salario que nos eclipsa como personas, no logramos las cosas que queremos, nuestros sueños”.

Los empleados públicos hoy en día ganan un salario mínimo mensual de alrededor de 3,60 dólares más 130 dólares en bonificaciones, mientras que los trabajadores del sector privado ganan en promedio 210 dólares al mes. Ninguno de los pagos mensuales alcanza para que una familia pueda comprar una canasta básica de bienes, que cuesta alrededor de 380 dólares.
Linares perdió su tienda de productos de belleza en 2017 como resultado de la crisis social, económica y política que ha marcado la totalidad de los 11 años de presidencia de Maduro. Su negocio ahora sólo está en línea y sus preocupaciones sobre las condiciones económicas del país han aumentado ahora que su hijo de 17 años terminó la escuela secundaria y está pensando en su futuro.

Las elecciones del 28 de julio se perfilan como el mayor desafío que ha enfrentado el partido gobernante de Venezuela desde que Chávez asumió la presidencia en 1999. El partido quiere mantener su control absoluto durante seis años más, pero su base, incluida Barinas, está dividida y desencantada. sobre la crisis.
El estado había sido durante mucho tiempo un bastión del movimiento del difunto presidente, el chavismo. Sus hermanos, Argenis Chávez y Adán Chávez, y su padre, Hugo de los Reyes Chávez, fueron gobernadores de 1998 a 2021. La oposición puso fin al reinado de Chávez y desde entonces ha utilizado esa victoria como motivación para su base.

Chávez, elegido en 1998, prometió mejorar las vidas de los más pobres de Venezuela utilizando el petróleo del país. Amplió los servicios sociales, incluidas la vivienda y la educación, gracias a la bonanza petrolera del país, que generó ingresos estimados en unos 981 mil millones de dólares entre 1999 y 2011 a medida que los precios del petróleo se disparaban.
Pero la corrupción, la disminución de la producción petrolera y las políticas económicas llevaron a una crisis que se hizo evidente en 2012. Antes de la muerte de cáncer de Chávez en 2013, eligió a Maduro como su sucesor.

Maduro y su Partido Socialista Unido de Venezuela han evitado los desafíos excluyendo a sus rivales de las elecciones y presentándolos como elitistas desconectados y aliados con potencias extranjeras. Esta vez, su control gubernamental llevó a un fallo judicial que bloqueó la candidatura de la poderosa oposición María Corina Machado, quien ganó las primarias de octubre de la coalición Plataforma Unitaria con más del 90% de apoyo.

Ha brindado su apoyo a González, un ex embajador que nunca ocupó un cargo público. En los mítines de la oposición, incluido el del sábado, la gente dice que sin duda votará por González, pero también reconoce que es a Machado a quien ven como líder.

La crisis de Venezuela ha motivado a más de 7,7 millones de personas a migrar. Cuando González pidió a la multitud que levantara la mano si alguno de sus familiares había migrado, la gente no tardó en reaccionar. Les prometió crear condiciones para que sus seres queridos puedan regresar.

Comments are closed.

Translate »