Mínimos rastros de pandillas en localidades de RD

0
43

Santo Domingo, RD: Aún quedan rastros “mínimos” de pandillas en el país, especialmente en Haina, Villa Mella y la provincia Santiago, según un informe suministrado a elCaribe, por la Dirección de la Policía Antipandillas (Dipap).

Todavía subsisten jóvenes que por diversas razones, se agruparon en pandillas que se caracterizan por tener sus propias señas de manos, tatuajes, grafitis, color, estilo de vestimenta y reglamentos.

Las autoridades de la Dipap precisaron que esa institución ha minimizado el accionar de esos grupos y que muchas de las pandillas que fueron un dolor de cabeza para la sociedad desde el año 2000 al 2008, ya no existen.

Al hablar de las que perduraron indicaron que son pocas y que su maniobrar no es con la misma magnitud de años anteriores.

“Hemos minimizado el accionar de las pandillas, muchas de esas ya no existen”, expresó el coronel Ramón Israel González Reynoso, titular de la Dipap.

Junto a González Reynoso estuvo el también coronel Pablo Castro, de la misma dirección, quien añadió que entre esos grupos que aún constan están Los Trinitarios, Los Forty Two (42), Dominican Don´t Play y Los Ñetas, este último con una mayor incidencia en el país.

“En primer lugar, en el país están Los Trinitarios, que no están en grandes cantidades.
Hemos tomado todas las medidas pertinentes para que las pandillas no puedan fortificarse con el tiempo. También Los Ñetas, no en grande dimensión como en España; Los Latín King, pero no en grandes cantidades y Los 42”, expresó Castro.

González Reynoso aseguró que con la implementación de los programas y talleres educativos de orientación dirigidos a los jóvenes en las escuelas, colegios y juntas de vecinos, se redujeron las pandillas y sus actividades delictivas.

También, dijo que en comunicación y trabajo conjunto con otras instituciones externas como el Ministerio de Defensa, Ministerio Público y con organizaciones no gubernamentales disminuyó la concentración de esas agrupaciones.

De enero 2012 hasta mayo de 2021, 123 personas han sido tratadas psicológicamente por vínculos con pandillas en el país, según estadísticas de la Dipap.

Asimismo, 91 personas han resultado beneficiadas de los programas hasta la fecha.

El informe detalla que pese a que el año 2020 estuvo afectado por la pandemia, se orientó a 6,009 personas entre ellas estudiantes, instructores y profesores.

Mientras que hasta mayo de este año, se han realizado 1,765 incluyendo feligreses, comunitarios, deportistas y padres.

Pablo Castro sostuvo que entre pandillas dominicanas y centroamericanas no se ha encontrado ninguna relación.

Castro explicó que el modo de operar de las centroamericanas es muy distinto, ya que tienen estructuras organizacionales y normas diferentes.

Comentó que la forma de operar de los grupos dominicanos es bajo una estructura delictiva, mientras que las centroamericanas son criminales.

Además, subrayó que las pandillas en el país pertenecen a la primera y segunda generación, es decir, la primera se mueve entre sectores y la segunda comienza a distribuir y consumir drogas.

Mientras que las centroamericanas conocidas como el “Triángulo del Norte” entre Guatemala, El Salvador y Honduras, son de la tercera y cuarta generación. Dicho de otro modo, se convierten en una empresa criminal y transnacional, respectivamente.

Muchas personas asocian a las bandas que incurren en hechos delictivos con pandillas.
Empero, las pandillas tienen características puntuales con las que se identifican y con las que delimitan una zona u espacio.

Para el coronel Pablo Castro estos últimos son grupos que están en conflicto con la ley, pero con particularidades diferentes a otras asociaciones delictivas y criminales.

“Son grupos que están en conflicto con la ley. Los pandilleros usan tatuajes y ropa alusivas a su pandilla, colocan grafitis para delimitar el espacio entre una pandilla y otra y tienen normas”, precisó.

Agregó que son innumerables los ciudadanos que llaman a la institución para denunciar “pandillas”, pero al momento de hacer las investigaciones de lugar se dan cuenta que son bandas.

Deje un comentario