¿Podría Rafael González de la JCE de Nueva York ser víctima de una venganza interna?

"A juzgar por las propias palabras del señor Rafael González en declaraciones a la prensa local de Nueva York, está pagando un alto precio por no ceder a las peticiones de Cruz Herasme con relación al manejo irregular de los recursos bajo su responsabilidad"
0
170

Nueva York: Nuevas revelaciones de recientes documentos a los que la investigación del periódico El Faro Latino ha tenido acceso sobre un posible desfalco de los recursos que manejaron las OPREEs en el exterior, bajo el compromiso de no revelar nuestra fuente, para evitarle  posibles represalias y por su propia seguridad personal, dejan entrever una pugna interna  por el control de los presupuestos entre el encargado de la OPREE de Nueva York, señor Rafael Nicolás González Graciano y el director del Voto del Dominicano en el Exterior, Ing. Gilberto Regil Rafael Cruz Herasme.

No es usual que el director del Voto del Dominicano en el Exterior venga a Estados Unidos y tome el control personalmente de la responsabilidad del manejo de los presupuestos económicos de las OPREEs, porque para eso la Junta Central Electoral (JCE) tiene creada una verdadera estructura con su propia cadena de mando en el exterior.

En orden jerárquico, no había un funcionario más importante en el exterior que Rafael González, encargado de la OPREE de Nueva York, quien, al momento del montaje de las elecciones pasadas del 5 de julio, 2020, era el único que tenía acceso a las 4 cuentas abiertas a nombre del Consulado General dominicano en esta ciudad en el Bank of America para cubrir gastos de las elecciones en los estados de Nueva York, Massachusetts, Nueva Jersey, Pennsylvania y Florida.

Según estos nuevos documentos, que la JCE no nos entregó en los papeles que el periódico El Faro Latino le requirió bajo la ley de Libre Acceso a la Información, y que iremos publicando en este artículo, el señor Cruz Herasme, pidió a Rafael González una tarjeta de débito de una cuenta tenedora de millones de dólares de los presupuestos electorales, a lo que este se negó rotundamente. Claro está, después de haber consultado con el Director Financiero de la JCE del voto en el exterior, Lic. Diomedes Ogando Lorenzo, quien supuestamente le ordenó a González no entregar esa tarjeta, porque era de su entera responsabilidad. Esta acción desató la furia de Cruz Herasme, quien acto seguido, entonces solicitó a González que realice tres transferencias electrónicas a la encargada de la OPREE de Nueva Jersey, Johanna Leónidas Tineo Estévez, según la fuente. Acto seguido, González vuelve a pedir autorización al mismo funcionario en Santo Domingo, a lo que este respondió positivamente esta vez, razón por la que decide realizar las transferencias solicitadas por Cruz Herasme que ascendieron al monto de US$1,141,747.01 a Johanna Tineo de la OPREE del estado de Nueva Jersey,  antes de irse de licencia médica. Todo quedó en los textos entre Cruz Herasme y González, cuyas capturas de pantalla nos fueron entregadas. (ver una captura de pantalla de la  conversación entre ambos funcionarios) *1

Siempre de acuerdo con los documentos que descansan en nuestro poder, para cuanto todos estos eventos estaban sucediendo, el señor Rafael González, se encontraba en Texas, bajo una licencia médica recibiendo un tratamiento de una enfermedad en su etapa terminal, de acuerdo, también, con declaraciones que el propio González dio al periodista Miguel Cruz Tejada, cuyos contendidos se encuentran en este periódico, para verlo toque aquí. Dijo que ni antes ni después volvió a realizar ninguna otra transacción con las cuentas de la JCE. Sobre la mencionada tarjeta de débito, aclaró que llamó al Bank of America y la canceló para descargarse de esa responsabilidad. (ver primera licencia médica de Rafael González y la carta de consentimiento de la JCE, cuyos contenidos podrían ser su mejor coartada ante posibles acusaciones que al parecer se ciernen sobre él): *2*3 Toque una imagen para ampliar: 

Como investigador imparcial del posible desfalco a los fondos que la JCE destinó para que las OPREEs cubrieran los costos de las elecciones pasadas en el exterior, quiero mantener la opinión de este redactor y del periódico El Faro Latino, fuera de la situación. No estamos aquí para proteger, juzgar o condenar a nadie, solo estamos siguiendo la ruta del dinero y planteando las cosas tal y como se van desarrollando, siempre y cuando tangamos pruebas que podamos presentar en este reportaje.

Existe la percepción en la diáspora  de que los encargados de OPREEs en Estados Unidos protegidos por el señor Cruz Herasme han sido, Francisco Arturo Reyes de la Cruz, Supervisor de la OPREE de Boston; Johanna Leonidas Tineo Estévez, de Nueva Jersey; la señora Gisela Adela Almonte Francisco, encargada de OPREE de Filadelfia, Pennsylvania; señora Sublime Larancuent Guzmán, encargada interina de la OPREE de Washington, DC; señora Nircy Altagracia Vásquez García, encargada de la OPREE de Miami, Floria y señor José de Jesús Reyes Gómez, encargado de la OPREE de Orlando, Florida como por arte de magia, todos fuera de la lista de los empleados de la JCE suspendidos en el exterior y bajo una investigación que ha encontrado serios indicios que los comprometen a todos con el mal manejo de los recursos económicos bajo su responsabilidad, excepto, Sublime Larancuents, única suspendida del grupo.

A juzgar por las propias palabras del señor Rafael González en declaraciones a la prensa local de Nueva York, está pagando un alto precio por no ceder a las peticiones de Cruz Herasme con relación al manejo irregular de los recursos bajo su responsabilidad. Tampoco entiende porqué la Comisión que formó el pleno de la JCE, integrada por el presidente  de la entidad, Ramón Andrés Jáquez Liranzo,  los miembros titulares, Rafael Armando Vallejo Santelises y Samir Chami Isa, lo suspendió a él, sabiendo que no tocó los fondos de las elecciones, antes, mediante ni después de haber pasado el evento electoral, excepto las tres transferencias que hizo legalmente a Johanna Leonidas Tineo Estévez de Nueva Jersey ordenada, no por Gilberto Regil Rafael Cruz Herasme, sino por el propio contralor del exterior desde República Dominicana.(Ver las tres transferencias)*4

Escuchando las propias declaraciones que ha dado Rafael González a los medios de prensa, ha dejado claro que Cruz Herasme lo quiere implicar en algo de lo que él no sabe. ”Si iban a sancionar, debieron hacerlo con todos los que dirigieron el proceso electoral en el que yo no estaba participando, y no a mí. La Junta no tuvo ningún argumento para suspenderme, no hablaron ni se reunieron conmigo, me enteré por la prensa y después me mandaron la notificación de recursos humanos”, dijo González a la prensa neoyorquina en los días que precedieron su suspensión.

Segunda posible coartada de González:

La primera licencia médica de Rafael González, que ya mostramos más arriba, fue emitida por Yanilda Núñez Germosén, MD.  del centro de salud RGV kedney Care, ubicado en el 3001 N. 23 RD Street, MCALLEN, de Texas y le cubría desde el 29 de mayo, 2020 hasta el 29 de junio, 2020. Exactamente 30 días después, la misma Doctora emite una segunda licencia que lo deshabilita por 30 días más, es decir, más allá del 29 de julio. Hasta el 3 de agosto exactamente, según se ve su la carta de reingreso a sus labores y en la propia licencia, cuyos documentos publicamos a continuación: *5*6/Toque una imagen para ampliar:

Como dije, El Faro Latino y este redactor no nos creamos opinión alguna sobre quien es culpable o inocente en esta investigación, solo seguimos los medios de pruebas y los presentamos. Tampoco estamos persiguiendo a los encargados de OPREEs, como muchos han creído; por el contrario, algunos de ellos podrían resultar inocentes de todos estos eventos que desencuaderno en lo que parece ser un desfalco generalizado de los recursos de la JCE en el exterior. Incluso otros de los encargados pudieron ser engañados y solo fueron prestanombres. Sería interesante que llamen a este redactor al teléfono 267-709-1950 y nos cuenten sus propias verdades, para cotejarlas con las evidencias que la propia JCE nos ha proporcionado, que podrían usarse en contra de ellos si no exponen su punto de vista. En otras palabras, deben hablar, no se hagan responsables de actos ajenos.

Deje un comentario